¿Porqué te gusta leer comics?

Exacto: ¿Porqué?

Si hay tanta cosa actualmente para distraerse y disfrutar, hobbies desde los más deportivos hasta los juegos más tecnológicos… entonces porqué nos gusta leer historias relatadas con el arte secuencial???

Pues cada uno tiene sus razones. Yo tengo montones, y deseo saber las suyas particulares, debe haber muchos que se iniciaron desde muy infantes así como otros que empezaron hace poco ya bien crecidos, pero todas son razones válidas e interesantes.

Yo?? Pues por culpa de mi padre. Mi amado y fallecido padre, siempre amó los comics, los leía y coleccionaba desde los 50 (junto con un motón de literatura). Entonces desde mi nacimiento siempre me encontré rodeado de este hermoso material… y con ganas de saber qué diablos decían esos globitos, por lo que empecé a leer a los 5. Leía desde lo más tierno de Disney al humor erótico del “Pinguino“, desde Condorito a los superhéroes de DC, desde las novelas románticas de Intervalo a los educativos de Mampato. TODO. Y me enamoré de este arte de contar historias con las más bellas imágenes plasmadas en papel… y hoy en mi pantalla. Me vuelo. Para mí nada lo supera (sólo mis hijos). Ni juegos ni películas. Si hasta mis libros de ciencia ficción los imagino como si fueran comics.

Acá hay otras razones de distintas personas ligadas al mercado que encontré por allí:

“Me gustan los cómics por la misma razón que otras disciplinas artísticas: cuando son capaces de encontrar ese tono único que las hace irremplazables para ver lo que no se podría ver de otra manera, esa posibilidad que te dan de acelerar, ralentar o simplemente detener la narración a la velocidad de tu estado de mente cuando quieras y cómo quieras. La revisión exhaustiva de un plano, un detalle, es la peli y el artbook al mismo tiempo. No es el rollo de película que se mueve, eres tú moviéndote. Porque los cómics son básicamente PARA VER y cuando además de narrar historias increíbles se ve increíble, el orgasmo es perfecto, si no, es SANDMAN, una mina fea que te cuenta historias la raja. En ese sentido, Watchmen podrá ser todo lo bacán conceptual y narrativamente que quieran, pero la expresividad gráfica y plástica que ADEMÁS tiene Arkham Asylum, por ejemplo, me hace ponerlo por encima sin dudarlo”.



“La verdad, la culpa la tienen mis padres. Cuando era pequeño me compraban cómics de personajes de Disney y yo, que no sabía leer, le inventaba todos los diálogos. Me gustaban los dibujos, pero más si tenían textos. De ahí siempre recordaré que me compré mi primera historia de superhéroes, Man of Steel #4 de John Byrne, y que me la quitaron por ser muy violento y me lo cambiaron por uno del Pato Donald… Padres, si supieran cómo están ahora las historietas… No hay una razón por la que me encanten las cómics, pero si tuviera que buscar una sería que me fascinan por la capacidad de que la imaginación sin límites de cualquier historia se pueda ver plasmadas en imágenes. No se necesitan grandes presupuestos, sólo una buena pluma y un genial trazo, y cualquier historia puede plasmarse en una viñeta. Lo importante es que son como fotografías de los sueños: desde algo tan simple como seguir la vida de una persona a volar por los cielos, no tendrán movimiento, pero es como si lo tuvieran. Además, tiende a ser un arte tan menospreciado por algunos “círculos serios”, que uno le agarra más cariño al descubrir, con los años, que es mucho más complejo de lo que aparenta. En pocas palabras, no son monitos. Son grandes historias”.



“Creo que debe de ser porque cuando pequeño me llevaban al dentista o al doctor y, para que no alegara, me compraban las Ediciones Novaro. Creo que ésa es la única razón por la que lograban hacerme entrar a esos lugares feos y silenciosos. Uno iba al centro  y en todos los kioscos estaba lleno de éstos: Linterna Verde, Batman, Superman, Flash y tantos otros; era lo mas cercano a la televisión a colores que teníamos en muchas casas. Estamos hablando de los años 80. Después conocí a los personajes Marvel, pero eso es otro cuento. Yo partí (y creo que casi todos) por los comics DC y con los superhéroes. De ahí el cariño que le tengo a éstos”.


“Desde que tengo memoria, el mundo tiene colores y palabras para mí. La narrativa gráfica de buena calidad genera un nivel de contenido muy especial y en ocasiones superior al contenido que puede generar solo un cuadro o solo un texto. Siento pasión por leer y descubrir mundos nuevos cada vez que abro un libro. Cuando abro una novela gráfica, el mundo tiene más contenido y llena mi imaginación mucho más satisfactoriamente que texto y dibujo por separado. Me gusta la narrativa gráfica porque me parece que es una de las maneras más reales que tiene el ser humano de comunicarse y contar historias”.


“Desde chico me gustó leer, y tuvimos a la mano por igual libros, revistas y novelas gráficas. El cómic me parece una herramienta narrativa muy intensa. Tanto para autores como lectores, implica una experiencia sensorial muy rica, intensa, pero a la vez muy íntima. La cantidad de contenidos que puede abordar en paralelo, junto con una construcción que es bella en sí misma (si estamos hablando de buenos cómics), los hace únicos. Puedes crear el mundo y la historia que quieras, casi sin límites técnicos, lo que los hace canalizar propuestas creativas en que prácticamente sólo la imaginación es el límite. Es un lenguaje además muy amable, lo que lo hace accesibles en diferentes culturas y edades. Y tiene el plus que al ser tan desgastadores y difíciles de hacer, por lo trabajado del oficio, todos los involucrados en hacerlos lo hacen con gran pasión, por hacer la obra y compartirla, que es el fin último. Y eso es algo que también se percibe y se agradece al leerlos”.



“Es fácil y difícil a la vez. Me gusta las historia de algunos personajes cuando se trata de súper o anti héroes. Obviamente de preferencia los grandes escritores Alan Moore, Garth Ennis, Morrison. De novelas gráficas, las obras de literatura como Poe o Lovecraft. Pero porqué me gusta realmente, pasa también por la ilustración, principalmente algunos dibujos que son verdaderas obras de arte, como Ronin. Me encanta la ilustración, los detalles, lo que quiere decir la imagen, más que las palabras. Me quedo mirando algunos obras mucho tiempo encontrando todo los detalles que dice la imagen o viñeta”.



“Me gustan los comics porque fueron mi primer gran amor. De chico, cuando recibí mi primera historieta, me maravilló el mundo de los superhéroes, la fantasía y las aventuras que ahí ocurrían. ¿Cuántas veces me amarré una toalla emulando a Batman o Superman, o cuántas me subí a un árbol creyéndome Spider-Man? Ya más grande, las razones fueron cambiando, al ampliar la lectura a comics no superheróicos. Descubrí que el cómic es muchas cosas, pero que no es otras. Me explico. Es como el cine, pero no lo es. Es como literatura, pero no lo es. Es gráfica o un arte plástica, pero no lo es. El cómic es una mezcla de muchas cosas, pero no se parece a ninguna. El cómic es un lenguaje único, que tiene recursos para transformar al lector en un ser más complejo: en un lector/observador/imaginador. El cómic es imaginación pura, es la magia de visualizar los sueños e imaginario de sus autores”.





Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s