Reseña: Superman Identidad Secreta

SUPERMAN IDENTIDAD SECRETA

Editorial: DC Comics
Año publicación: 2004
Guión: Kurt Busiek
Dibujante: Stuart Inmonen
Reseña: Jimmy Jazz


Superman
siempre ha sido un personaje muy ambiguo, un indiscutible generador
de afecto y nostalgia en algunos, e indiferencia o aburrimiento en
otros. Desde sus inicios, ha sido no sólo el más poderoso de
todos sino también un estandarte utópico de los valores morales a
los que aspira todo individuo, aquello que realmente constituye el
espíritu y las emociones del ser humano, más allá de todas las
proezas increíbles que pueda realizar. Resulta irónico que sea un
extraterrestre quien entiende más que nadie y sostiene ante todo
esos valores y ese nivel de humanidad que a nosotros mismos nos
cuesta tanto alcanzar.


Precisamente,
de eso trata esta historia, Identidad
Secreta
,
escrita por Kurt
Busiek y
dibujada por Stuart
Immonen,
que salió a la venta en el 2004. La premisa es simple: ¿qué
pasaría si un joven en el mundo real descubriera que tiene los
poderes de Superman, qué decisiones tomaría y cómo afectaría su
vida y su destino?

Busiek
se había dado a conocer anteriormente con su trabajo en ”Las
Historias Jamás Contadas De Spiderman”. Su
habilidad para crear narraciones emocionantes y definir las
cualidades de cada personaje y extrapolarlas en situaciones del día
a día resulta fascinante. Cada personaje es importante, incluso el
más secundario no deja de aportar a la historia y uno siente un
interés constante. A partir de entonces, también realizó otros
trabajos geniales con ”Marvels” y ”Astro
City”
 y fue
el renombre que le valieron esos primeros trabajos lo que le
permitiría desarrollar este relato, que quizás sea su obra maestra
definitiva.


Lo
interesante de esta historia en particular es que Superman es
meramente un personaje de ficción, famoso en todo el mundo gracias a
las historietas. Es así que conocemos a Clark Kent, un chico de un
pueblito de Kansas quien piensa que sus padres le jugaron una fea
broma con ese nombre, ya que desde muy chico fue víctima de chistes
y constantes burlas a costa de ello. Además en cada cumpleaños o
fiesta, sus parientes le obsequian parafernalia y ropa del mítico
personaje, que él luego se encarga de apilar en un armario y relegar
al olvido. Una noche, mientras está acampando, tiene un sueño
extraño y se despierta súbitamente flotando en el aire, bajo la luz
mesiánica de una luna inmensa y brillante. En ese instante
epifánico, descubre que tiene los poderes de ese personaje ficticio
que tanto conflicto le trajo a su vida social y, a lo largo del
relato, comparte con el lector su particular punto de vista como
espectador, a veces externo, de los sucesos más relevantes de su
vida y cómo el peso de esas habilidades cambia las perspectivas y lo
va transformando.


Otra
cosa que es necesario destacar es la riqueza de las imágenes que
proporciona Immonen, que tal vez no sean un deleite visual de
perfección absoluta, pero le aportan una calidez tremenda al relato.
Uno puede verse reflejado en las expresiones y los gestos de los
personajes. Además, Immonen decidió colorear cada viñeta con un
software por computadora y utilizar una paleta de colores de los
años 50, lo que realmente aporta al sentimiento que exuda cada
recuadro. Los paisajes también son algo esplendoroso, desde las
montañas o la luna gigantesca hasta los rascacielos de la ciudad de
Manhattan, todos se sienten tan imponentes y a la vez verdaderos como
el aire que respiramos.

Clark
es definitivamente quien lleva el peso del relato, el eje principal,
y Busiek logra dotarlo de una trivialidad y un carisma
impresionantes. Clark relata la historia como si estuviera
compartiendo fragmentos de una bitácora única, íntima; y lo hace
con una capacidad de reflexión incesante, tanto así que, por
momentos, el lector se sorprende hasta el punto de sentir una
conexión intrínseca con los problemas y situaciones que atraviesa
el personaje.


Aquí
no hay supervillanos ni acción sin límites, sólo un individuo
sencillo y a la vez extraordinario que a través de sus experiencias
va creciendo como ser humano, va abrazando la vida con sus altos y
sus bajos.


Clark
se muda a la gran ciudad, Manhattan en este caso, con el sueño de
convertirse en escritor y allí conoce a Lois, el amor de su vida,
con quien decide compartir su carga, sus secretos más profundos.
Finalmente, deciden casarse y formar una familia, y de esta forma lo
vemos envejecer y dudar de sí mismo, para luego recuperar la
confianza perdida a lo largo del viaje.


Esta
no es otra historia más de Superman. Es una evaluación admirable
del potencial que lleva dentro todo ser humano, más allá de los
increíbles poderes o las capacidades sobrehumanas extraordinarias.
Es un testimonio concreto de las decisiones que nos llevan a formar
nuestro carácter y cuestionarnos nuestra relevancia en el día a
día, y de esa voluntad inherente de hacer lo mejor por nuestros
seres más queridos y mejorar aunque sea un poco el mundo que
habitamos. Porque acá el protagonista no es un lejano visitante de
otro planeta, es uno de nosotros, con las mismas vicisitudes, las
mismas alegrías y adversidades. Y sentimos su soledad, su rabia y
sus tristezas. Y celebramos sus triunfos, su empeño y su optimismo
incesante.


Es
que, como bien dice Clark, “el mundo está cambiando. Pero el
mundo siempre cambia, cambia a nuestro alrededor, nos cambia a
nosotros, no podemos detenerlo. Y hay una parte de nosotros que poca
gente llega a ver, la parte que toma las decisiones importantes, la
que toma las elecciones reales, la parte de la que todo lo demás es
reflejo y con el tiempo nos va definiendo”.

Es
una historia imperdible, para releer una y otra vez y descubrir un
poco de nuestra verdadera esencia en cada nueva lectura. Un escalón
indispensable para el que le gustan los relatos con contenido, que
aguantan el paso del tiempo y toman un mejor sabor con el correr de
los años.

9/10




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s