Reseña: The Sword

THE SWORD

Editorial: Image.
Año Publicación: 2007 – 2010
Guión: Joshua y Jonathan Luna.
Ilustraciones: Jonathan Luna.
Reseña: El Buen Ñoño Wise.
Un
saludo afectuoso para todos ustedes, queridos hermanos del mundo del
cómic. En esta ocasión el buen Ñoño Wise intentará acercarlos a
un entretenido cómic para tomar si están aburridos: “The Sword”
de los hermanos Joshua y Jonathan Luna.


Ya hace algunos días
hice la reseña de su obra más conocida y aclamada: “Girls”.
Precisamente me quedé con ganas de conocer más de estos hermanos
creadores gracias a esta primera serie, y luego de terminarla me
arrojé a “The Sword” con expectativas más bien altas. Quizá
este sea el primer servicio de la presente reseña, que más bien
parece una recomendación: bajen el hype. La presente obra no es
“Girls”. Pero no se asusten, que tampoco es una patada en la
entrepierna; caso contrario ni siquiera tendría cabida en esta
humilde sección. Prometo jamás hacerles perder el tiempo.
¡Vamos allá, ya estuvo
bueno de prolegómenos!

Cuando abramos la
primera página de este relato reconoceremos inmediatamente el arte
más bien plano de Jonathan, quien es más que temeroso de usar
sombras y muy liviano con el entintado, que de hecho brilla por su
ausencia, entregándonos “viñetas pastel” que nos hacen extrañar
algo de negro y por contraste mayor luz. Al igual que en la serie
anterior, su arte verá sus puntos altos en la composición de
ciertas viñetas y en la fluidez entregada al relato, que a veces nos
recuerda el ritmo televisivo de acción. Dicho esto, nos vamos a la
sustancia de una narración: el argumento.


No quiero spoilear una
revelación temprana y muy entretenida, de la página 2 o 3 (y que
incluye al primer número) así que lean este párrafo bajo su propio
riesgo, que tampoco es muy alto porque no es gran cosa. Para reseñar
adecuadamente esta historia al menos debo decir que juega con un
elemento no muy extendido a la hora de lograr nuestra identificación
con los protagonistas, antagonistas y secundarios en un escrito. Este
anzuelo literario al que me refiero, y que a algunos nos llega de
manera más o menos directa, es la discapacidad física. No pude
evitar pensar, mientras leía este cómic, en la vuelta de tuerca que
los autores nos plantean. En vez de hacer que nos preguntemos “¿Qué
haría si pudiera volar/tener superfuerza/visión de rayos X/etc?”
desde la base de la capacidad humana estándar, nos lleva a una
pregunta aún más básica, común a millones de personas en nuestro
planeta, y talvez por lo mismo emocionalmente más intrincada y
envolvente: “¿Qué pasaría si pudiera volver a caminar? ¿Qué
pasaría si mi hermano, mi madre, mi hija, pudieran pasar de su
actual estado de discapacidad física -de esta cama, o silla de
ruedas- a correr, saltar e incluso a realizar proezas físicas?”


Bajo esta premisa
secundaria que tiñe de emoción a toda la obra, el argumento “real”
se revela de golpe en el primer número. Al principio y tímidamente,
cuando aún no sabemos de qué va, nos muestra que esconde un
misterio que envuelve a la familia protagónica. Luego y a poco
andar, un enfrentamiento shockeante repleto de información, pero aún
críptico en relación a un objeto misterioso, deseado y perdido: una
espada.

Lo que puedo contar de
este comic sin mayores spoilers (y manteniéndome fiel a mi estilo)
es que es un relato fantástico, que involucra aspectos
sobrenaturales, divinos, y que a pesar de esto se mantiene bastante
verosímil. Un ancla a la realidad que suelen arrojar relatos como
estos para cumplir y dar respuesta a esa bella pregunta que reza “Si
esto pasara en el mundo real, ¿cómo sería?”, es la participación
de la policía y de la prensa, y luego las reacciones de los
espectadores, la divulgación de la información, las opiniones, etc.
Pues bien, algo de esto nos mantiene en tierra durante el transcurso
de “The Sword”. Y se agradece un montón.


Así, la trama y las
sub-tramas del presente trabajo toman un ritmo agradable, en el cual
los diálogos realistas e ingeniosos cobran un protagonismo que
explica los resultados en crítica y ventas. Gore, algunos desnudos
aquí y allá, algunos ribetes de ultra violencia y una historia que
te deja pensando en “The Sword” como un tesoro escondido para los
productores de TV. Me hace pensar en un excelente sucesor de “Buffy
the Vampire Slayer”, guardando las distancias. No sé si sea porque
la protagonista es femenina y patea traseros, o por el upgrade
místico que recibe, o por las relaciones interpersonales de sus
participantes -ora tensas, ora chispeantes y graciosas-. El caso es
que este relato tiene acción de la buena, cliffhangers al final de
casi cada número (con algunos magistrales aquí y allá) y encima se
guarda notables misterios y uno que otro plot-twist si uno logra
recorrer sus 24 números hasta el final.

Como dije al comienzo,
no es una masterpiece, pero sin duda alguna es un relato entretenido,
dinámico, bien pensado, con un final algo anti-climático, pero que
deja esta sensación agradable de haber leído algo bastante mejor a
lo que usualmente nos toca ojear por cortesía de las dos grandes
casas. Vale la pena leerlo, y luego comentarlo con quienes también
lo hayan hecho, para recordar pasajes memorables. Yo me gocé a
cabalidad esta segunda leída.

6,5/10.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s